El trastorno de los sonidos del habla (tsh), anteriormente conocida como “dislalia», es un trastorno que afecta la fluidez y precisión del habla de los niños, es decir cuando se quieren comunicar no se logra entender lo que quieren decir porque pronuncian mal ciertos fonemas (letras) como por ejemplo la letra «R».

El tratamiento para mejorar la mala pronunciación es mediante la intervención y ayuda de un fonoaudiólogo, el profesional se encargará de realizar una evaluación para determinar el grado de complejidad y las estrategias que se pueden aplicar para estimular la pronunciación y lograr mejorar en el lenguaje que son esperados para una determinada edad.

¿Cuáles son las causas del trastorno de los sonidos del habla?

Podemos encontrar 3 causas (según Franklin Susanibar) y cada una de ellas dificulta de alguna manera una correcta articulación de los diferentes fonemas. 

  • Trastorno fonético: Es la dificultad a nivel articulatorio del fonema y es de origen orgánico o funcional afectando los órganos que intervienen en la producción del habla como la lengua o los labios, como consecuencia los niños no pueden pronunciar los sonidos esperados a una determinada edad cronológica. Los errores se pueden identificar tanto en el sonido de forma aislada como en sílabas, palabras o frases, desde una omisión (no lo realiza el sonido de la letra) a una distorsión (no realiza el sonido correctamente) o sustitución (cambia el sonido por otro). 
  • Trastorno fonológico: Es la Producción inapropiada del sonido, principalmente se identifican porque tienen dificultades en el habla espontánea durante una interacción, es decir, el niño es capaz de decir la letra «P» o la sílaba «PA», pero en una conversación dice «Telota y no puede pronunciar «Pelota».
  • Trastorno fonético-fonológico: Es una alteración del habla en donde se encuentran problemas de fonética y fonología, aunque la gravedad e intensidad varía en cada niño, encontrando que haya un solo error fonético y varios fonológicos o al revés. Como por ejemplo cuando un niño tiene problemas en el frenillo lingual corto (morfológico) y eso dificulta que pueda pronunciar un cierto sonido.
trastorno de los sonidos del habla
Nos puedes enviar un whatsapp al +569 9200 57 19 o completar el formulario de contacto para tener mayor información sobre los servicios de fonoaudiología.

¿Cómo se puede corregir el trastorno de los sonidos del habla (tsh)? 

Como lo mencionamos anteriormente, estos trastornos se pueden corregir mediante sesiones con un fonoaudiólogo, ya que es el profesional capacitado para intervenir en estas dificultades. Se crea un plan de trabajo que se ejecutara en cada una de las sesiones para cumplir con los objetivos, como por ejemplo: que logre una articulación y producción de diferentes sonidos, pronunciar correctamente ciertos fonemas o grupo de fonemas.

Para corregir este trastorno del lenguaje el profesional aplica ejercicios y actividades que ayudan a los niños a mejorar su pronunciación, fluidez y articulación de las palabras. Las mejoras dependerán de cada caso, todo niño es diferente y cada uno de ellos tiene su tiempo y factores externos que le afectan de buena o mala manera.

 ¿En qué consiste el tratamiento?

El comenzar un plan de tratamiento adecuado consiste en realizar previamente unas sesiones de evaluación (aproximadamente 3) antes de determinar el grado de dificultad del habla y del lenguaje, posteriormente se acuerdan una cantidad de sesiones en las cuales se trabajan los objetivos acordados entre el profesional y los padres.

En la mayoría de los casos, una combinación de terapia de fonoaudiología en conjunto con los padres y otras intervenciones de apoyo, como el colegio o el jardín agilizan el proceso de mejorar su comunicación.

Por lo general el tratamiento tiene los siguientes puntos.

  1. Evaluación de diagnóstico: Determinar el grado de dificultad y factores externos que puedan influir en que no pueda hablar o que esté pronunciando incorrectamente las letras.
  2. Ejercicios para mejorar la propiocepción: Son las estructuras encargadas de la fonación, de esta forma el niño podrá conocer donde están los dientes, el paladar o la lengua y trabajar de mejor manera la musculatura empleada para la pronunciación.
  3. Ejercicios de Pronunciación: Cuando ya se trabajó la propiocepción se comienza a trabajar la pronunciación de los segmentos contrastivos «fonemas» a través del punto articulatorio como por ejemplo: que reconozca el lugar donde va la lengua para pronunciar la letra R o la letra L.
  4. Ejercicios con Oraciones: Cuando logra pronunciar la letra se trabaja en las palabras y oraciones que contengan esta letra, con la práctica el niño lograra decir esta letra de forma espontánea. Este proceso tiene diferentes duraciones dependiendo de cada niño.

Como centro nuestra metodología de trabajo es con una duración de 1 hora distribuida en 45 minutos y 15 minutos de retroalimentación a los padres, con la finalidad de explicar y recomendar ejercicios que se pueden realizar en la casa.

Conclusión

Un niño que presenta trastorno del habla puede mejorar su pronunciación y fluidez al hablar con la ayuda de un fonoaudiólogo. Cada niño necesita diferentes tiempos durante la intervención para adquirir las letras, palabras o frases que le cuestan pronunciar. Se realiza un trabajo en conjunto entre profesionales, centros educacionales y la familia para ayudar y facilitar la intervención del niño. 

Se recomienda siempre acudir a un profesional y consultar cuando los niños presentan alguna dificultad en su habla (incapacidad para pronunciar correctamente alguna letra), la intervención y un tratamiento temprano es muy importante durante su desarrollo.

Revisado por: Claudia Tabilo, Fonoaudióloga Infantil

Te puede interesar: