¿Cuándo ir al psicólogo infantil o juvenil?

por

La salud mental de nuestros hijos es de suma importancia y como padres, debemos estar atentos a cualquier señal que pudiera indicar que no se encuentran bien y que posiblemente necesitarían la orientación de un profesional de la salud. El acudir a un psicólogo te ayudara a entender y comprender el procesó que esta pasando tu hijo, con sesiones de psicoterapia oportunas podrás brindarle el apoyo necesario para el bienestar emocional de tu hijo evitando complicaciones futuras en su vida.

Existen algunas señales que como padres pueden ayudarte a identificarlas y saber cuándo ir al psicólogo, ya que a veces suelen pasar desapercibidas o no le damos la importancia necesaria, es fundamental estar atentos a las señales y a los comportamientos que podrían indicar que tu hijo necesitaría ir a terapia y probablemente comenzar un tratamiento psicológico. Estas señales se pueden manifestar de diferentes formas y es fundamental reconocerlas a tiempo. A continuación te nombramos 9 indicadores de que tu hijo posiblemente necesita ayuda psicológica.

Cambios de comportamiento significativos

Un cambio repentino y significativo en el comportamiento de tu hijo puede ser un indicador de que algo no está bien. Si te das cuenta que tu hijo se vuelve agresivo, irritable, retraído, tiene sentimientos de tristeza o esta experimentando cambios de humor drásticos, es importante considerar la posibilidad de buscar apoyo psicológico. Estos cambios pueden ser una señal de que tu hijo no se encuentra en un buen momento y está lidiando con problemas emocionales o dificultades en su entorno que le están afectando.

Cambios en el sueño y la alimentación

Los cambios en los patrones de sueño y la alimentación también pueden ser señales para estar alertas. Si tu hijo comienza a presentar dificultades para dormir, tiene pesadillas recurrentes, ya no se alimenta como antes y comienza a tener hábitos pocos saludables como dejar de comer o al contrario comienza a comer en exceso, es importante considerar una evaluación por parte de un psicólogo. Estos cambios que esta sufriendo tu hijo podrían ser síntomas de estrés, ansiedad o inclusive una posible depresión.

Dificultades sociales

Si notas que tu hijo tiene dificultades para relacionarse con su entorno como pueden ser sus compañeros de colegio, evita situaciones sociales o muestra un cambio notable en su nivel de sociabilidad y contacto con los demás, podría ser un signo de que algo le esta pasando y que posiblemente necesita ayuda adicional. Un psicólogo infanto-juvenil puede ayudar a tu hijo a descubrir el motivo de su poca sociabilización y su desinterés ayudándolo en sus habilidades de comunicación.

Traumas o eventos estresantes

Si tu hijo ha experimentado un trauma o un evento estresante significativo, como es la muerte de un ser querido, el divorcio de sus padres o inclusive puede afectarle el cambio de su colegio, lo mas probable es que su comportamiento cambie y sus reacciones no serán las mejores, pudiendo presentar una serie de síntomas como por ejemplo el estar sensible a determinadas situaciones y ser mas propenso a perder el control.

El buscar la ayuda de un psicólogo te ayudara a entender el proceso que esta viviendo tu hijo y a su vez tendrá las herramientas para enfrentarse a y adaptarse a situaciones difíciles o traumáticas que pueda tener en su vida.

«Si crees o si sientes que tu hijo necesita acudir a terapia psicológica, no lo dudes más. Es el momento de dar el primer paso. No esperes a que las cosas empeoren, actúa hoy y toma la decisión de comenzar una terapia transformadora. ¡Tu felicidad y la de tu hijo valen la pena!»

Problemas emocionales persistentes

Si tu hijo muestra signos recurrentes de problemas emocionales como son los ataques de ansiedad, depresión, que tenga  pensamientos negativos, ira incontrolable o baja autoestima, es fundamental buscar ayuda ya que son señales que te indican que algo no esta bien y de que seria el momento de ir con un especialista de la salud mental.

La psicología puede ayudar a identificar las causas subyacentes de estos problemas y brinda las estrategias necesarias para lidiar con emociones que están dificultando que tu hijo se sienta bien consigo mismo.

Problemas académicos

Si tu hijo ha estado experimentando dificultades escolares constantes, como una disminución en sus notas o el tener una falta de interés en estudiar o en realizar sus tareas, puede ser una señal de que tu hijo necesita un apoyo adicional. Un psicólogo es capaz de evaluar las posibles causas como que están detrás de estos cambios en el colegio, jardín o universidad y con ello ayudar a implementar estrategias efectivas para lograr una mejora en el rendimiento escolar.

Problemas de comportamiento persistentes

Si tu hijo tiene problemas de comportamiento, como rabietas, agresión física o verbal hacia otros, desafío constante a la autoridad o no sigue las reglas, es un indicador de que puede ser momento de acudir al psicólogo e iniciar un proceso de evaluación para determinar las causas de su comportamiento.

Cambios físicos inexplicables

A veces, los problemas emocionales pueden manifestarse físicamente en los niños. Si notas cambios inexplicables en tu hijo, como dolores de cabeza frecuentes, dolores estomacales, fatiga extrema sin causa médica aparente, aumento de peso o baja de peso extremos, es importante considerar la posibilidad de buscar ayuda profesional. Un psicólogo infantil o juvenil puede ayudar a identificar si estos síntomas están relacionados con problemas emocionales subyacentes como por ejemplo el tener un trastorno alimentario o miedo a la soledad.

Dificultades para adaptarse a cambios importantes

Si tu hijo tiene dificultades para adaptarse a cambios importantes en su vida, como las mudanzas, cambios escolares, la muerte de algún familiar o ser querido, la llegada de un nuevo hermano, podría ser beneficioso buscar el apoyo de un psicólogo infantil. Estos profesionales pueden ayudar a los niños a desarrollar habilidades de adaptación y como gestionar el estrés asociado con los cambios importantes en sus vidas.

Conclusión

El decidir y saber cuándo buscar la ayuda de un psicólogo puede ser una decisión difícil e importante. El estar atentos a las señales es vital, ya que puedes reaccionar a tiempo frente a posibles episodios que pueda tener tu hijo y así poder brindarles el apoyo necesario a tiempo.

El primer paso es tomar la decisión y buscar un profesional o un centro de psicología que se acomode a lo que estas buscando y Recuerda que el ir al psicólogo y comenzar un proceso no significa que fracasaste como padre, sino más bien todo lo contrario, ya que estas priorizando la salud mental de tu hijo y buscando la orientación de un experto que pueda trabajar junto contigo y tu hijo para encontrar soluciones efectivas y lo mas importante que es fomentar su salud mental.